Cosmética Natural

Marcas

Newsletter

Colgante Loto con Nudo Infinito

El colgante tiene la forma de la Flor de Loto tallada en hueso de Yak, en sus pétalos se representa el mantra Om Mani Padme Hum y en el centro de la flor el símbolo del Nudo Infinito. Cordón regulable.

Más detalles


6,45 € IVA incluído

VRS000089

Disponibilidad: SI

Programa de fidelización No hay puntos de recompensa para este producto.


Ranking: 0.0/10 (0 votos totales)

20 productos en la misma categoría:

Colgante de Hueso con Mantra Om Mani Padme Hum

Medidas aproximadas: 3 x 3 cm

Material: Hueso

Origen: Nepal

 

En el budismo tibetano la flor de Loto representa la pureza del cuerpo y del alma. Simbólicamente, el agua lodosa donde crece el loto se asocia el apego y los deseos carnales, y la flor inmaculada que nace de allí representa la promesa de la salvación.

Cuenta la leyenda que cuando el niño Buda dio los primeros pasos, en todos los lugares que pisó, florecieron flores de loto. La postura tradicional de meditación también hace referencia a esa planta sagrada.

El loto también se asocia a la longevidad, y con razón: algunas semillas encontradas en la provincia china de Liaoning germinaron después de permanecer adormecidas durante más de 1 300 años!

Grabado en los pétalos aparece el mantra Om Mani Padme Hum. Se puede traducir como "Om la joya en el loto Hum". Es el mantra de Chenrezig, el Buda de la compasión, el mantra que nos conecta con el camino a la iluminación.

Se dice que quien lo recita se mantiene protegido y alejado de los peligros, por eso este mantra se encuentra por todas partes: en ruedas de oración, caminos, en la entrada de poblaciones, en pulseras y pendientes... tanto en escritura tibetana como ranjana.

En el centro de la flor está grabado el nudo infinito. El nudo infinito forma parte de uno de los 8 emblemas auspiciosos, simboliza amor eterno, salud duradera, éxito ilimitado y buena fortuna. Es el nudo que no tiene principio ni fin y representa la infinita sabiduría de Buda. Representa también la interdependencia de toda existencia con el tiempo y el cambio.  

El hueso de yak del que está hecho este colgante representa pureza, fuerza y coraje. Sirve para domar las energías malignas y dolorosas.

El color blanco del hueso está asociado a la divinidad Chenrezig, cuyos ojos lo ven todo. Símbolo de la compasión, su mirada compasiva protege.

Observaciones: La imagen mostrada puede tener ligeras variaciones con respecto al producto enviado, al ser de fabricación artesanal el producto puede tener imperfecciones de diseño.

No hay comentarios de clientes por ahora.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.

Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Atención al Cliente